¿Qué es la refrigeración?

Tanto la refrigeración como el aire acondicionado funcionan con base en el mismo principio: un fluido, generalmente agua o aire, se enfría mediante la evaporación de un refrigerante. Ambos sistemas se basan en el circuito de refrigerante, que incluye el compresor, el evaporador, el condensador y el dispositivo de expansión. Sin embargo, existen importantes variaciones entre los sistemas de refrigeración y los de aire acondicionado, como los componentes, los procesos de diseño, las estructuras comerciales o industriales en las que se instalan y su funcionamiento, lo que explica la presencia de dos sectores de mercado distintos.


El término "refrigeración" se refiere al proceso de reducción de la temperatura de los fluidos o cuerpos en general. Está diseñado específicamente para el almacenamiento temporal de productos perecederos a temperaturas de hasta -60°C.

La refrigeración es uno de los usos más esenciales en el sector alimentario, ya que inhibe el desarrollo bacteriano, protege las cualidades organolépticas y prolonga su vida útil.

A continuación, se indican las unidades de refrigeración comerciales e industriales más comunes para la conservación de alimentos:

  • Vitrinas refrigeradas para pastelerías, bares, heladerías y otros establecimientos;
  • Cámaras frigoríficas; 
  • Vitrinas para supermercados; 
  • Refrigeradores, incluidas las cámaras de maduración y fermentación, utilizados en cocinas industriales;
  • Refrigeradores utilizados para almacenar productos farmacéuticos;
  • Abatidores.

Estos difieren principalmente en su apariencia, dependiendo de si el producto debe ser visible para los clientes, así como en varios aspectos fundamentales, como el cumplimiento de las normas y la potencia de refrigeración requerida; esta última puede incluir los enfriadores rápidos, que requieren altas capacidades de refrigeración durante periodos de tiempo muy cortos.

Los quesos, las bebidas, los embutidos y los artículos delicatessen requieren una conservación a temperaturas superiores a 0°C.

La carne, el pescado, las frutas, las verduras y los productos lácteos frescos se conservan a una temperatura aproximada de 0°C.

Los helados y otros artículos congelados se conservan mediante mecanismos de extensión de su vida útil a temperaturas de hasta -25°C.